enes
Nuevos biomarcadores para la detección del aneurisma de aorta abdominal (AAA)
18 junio 2018

Nuevos biomarcadores para la detección del aneurisma de aorta abdominal (AAA)

Investigaciones recientes demuestran que unos niveles elevados de ácido araquidónico (un ácido graso omega-6) y/o de la proteína CCL20 en el organismo pueden predecir la presencia de esta grave enfermedad

Una vez que el aneurisma es detectado, el software eVida®Vascular es de gran utilidad para la reparación endovascular (EVAR)

 

El aneurisma aórtico abdominal (AAA) se produce por la dilatación  de la arteria aorta en algún punto de su parte inferior, a la altura del abdomen. En caso de romperse, sólo 1 de cada 5 afectados sobrevive. Resulta, por ello, vital detectar la enfermedad a tiempo, antes de que se produzca esa rotura.

Y este es uno de los caballos de batalla de los facultativos vasculares, ya que se trata de una dolencia asintomática. En ocasiones se consigue diagnosticar por puro azar a través de exploraciones o estudios de imagen médica realizados por algún otro motivo de salud.

O al menos así era hasta hace poco.

Porque como en otros campos de la Medicina, también aquí se están produciendo avances significativos y recientemente profesionales del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) y de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) han probado que unos niveles elevados de ácido araquidónico en el organismo pueden predecir la presencia de aneurisma de aorta abdominal (AAA).

Los investigadores analizaron durante 5 años los niveles de distintos ácidos grasos (omega-3 y omega-6) de 500 personas diagnosticadas de AAA, y llegaron a la conclusión de que los niveles de ácido araquidónico (un ácido omega-6) eran significativamente más elevados en los afectados por aneurisma de aorta abdominal si se comparaban con los niveles habituales en personas que no padecían la enfermedad. Y no sólo eso. Se observó asimismo que los afectados de AAA con niveles más elevados de ácido araquidónico habían sufrido una mayor progresión del aneurisma durante el seguimiento.

 

Proteína CCL20

Por otro lado, profesionales del Centro de Investigación en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) y del Instituto de Investigación Biomédica Sant Pau hallaron hace unos meses otro biomarcador para detectar el aneurisma de aorta abdominal.

Se trata de un aumento en los niveles de la proteína CCL20 en las personas con esta enfermedad cardíaca respecto a los sujetos sanos. La quimioquina CCL20 está implicada en el desarrollo de las enfermedades autoinmunes, aunque se desconoce su posible contribución al desarrollo del aneurisma de aorta abdominal.

 

Las dos investigaciones mencionadas abren vías de investigación que podrían ayudar a encontrar nuevas dianas terapéuticas para la intervención farmacológica del AAA.

 

Actualmente no hay fármacos capaces de frenar la progresión del aneurisma o de evitar la rotura. No obstante, esto no significa que no se pueda tratar. Una vez detectado el aneurisma, corresponde a los facultativos vigilarlo y determinar si su dimensión compromete la vida del paciente. Si es el caso, habría que recurrir a la cirugía, y aquí existen dos posibilidades:

 

1) Reparación con cirugía abierta: sustituir el tramo de aorta afectado por un injerto.

 

2) Reparación endovascular (EVAR): acceder por la ingle para desplegar una endoprótesis o stent en la zona dañada de la aorta con objeto de liberarla de la presión sanguínea y evitar, así, la rotura. Se trata de una técnica mínimamente invasiva y que requiere un menor tiempo de recuperación. El 80% de los AAA son tratados hoy en día con endoprótesis.

 

Y precisamente para este segundo tipo de intervención quirúrgica es de gran utilidad eVida® Vascular, el software de visualización avanzada de imágenes 3D que hemos desarrollado en EMEDICA. Gracias a las imágenes 3D que facilita el módulo, se pueden conocer con exactitud las medidas que deberá tener la endoprótesis para esa reparación endovascular (EVAR). Los cirujanos vasculares evitan, de este modo, ir a ‘ciegas’ a la intervención y reducen considerablemente los riesgos.

 

Profesionales de prestigio ya utilizan eVida® Vascular con excelentes resultados.

 

Puedes probar eVida®Vascular gratis. Sólo tienes que solicitarlo rellenando el formulario de nuestra página de contacto.