enes
“El futuro inmediato de la cirugía se sustentará en tecnologías como eVida® Vascular, por lo que es imprescindible abrirse a ellas: adoptarlas, asimilarlas y utilizarlas”
07 marzo 2018

“El futuro inmediato de la cirugía se sustentará en tecnologías como eVida® Vascular, por lo que es imprescindible abrirse a ellas: adoptarlas, asimilarlas y utilizarlas”

Entrevista a Carlos Vaquero Puerta, Catedrático de Cirugía en la Universidad de Valladolid y Jefe del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, sobre el software para la planificación quirúrgica de los aneurismas de aorta desarrollado por EMEDICA.

 

Pregunta. ¿Qué cambios ha experimentado en su trabajo desde que empezó a utilizar eVida® Vascular?

Respuesta. Cuando se decide invertir en recursos –especialmente económicos– para adquirir una nueva herramienta, siempre se considera que la misma va a ofrecer prestaciones que hasta ese momento no se disponían. Tras la valoración de las que ofertaba eVida®Vascular, se consideró oportuna su adquisición en base a la posibilidad de un trabajo más eficiente y sencillo como soporte de una actuación terapéutica fundamentalmente más precisa.

P. ¿Su situación era muy distinta antes de trabajar con eVida® Vascular?

R. En el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Clínico Universitario de Valladolid contamos desde hace años con programas informáticos de ayuda, algunos aún presentes en nuestro servicio, como 3-Mensio y Osirix. La planificación de patología aneurismática torácica y abdominal ha evolucionado mucho en los últimos 20 años. Se ha pasado de una valoración casi artesanal, empleando el compás o la regla, a la utilización de medios más sofisticados, con mediciones informatizadas y recurriendo a los sistemas radiológicos de valoración, especialmente por angio-TAC, de esta patología vascular. Posteriormente llegaron los sistemas de planificación ya comentados. Tras la valoración de sus prestaciones, se decidió adquirir eVida® Vascular porque incrementaba nuestras posibilidades de una mejor y más precisa planificación en la realización de los procedimientos endovasculares a nivel torácico, abdominal e iliaco.

P. ¿Podría describir algún caso en el que le haya sido de especial ayuda eVida® Vascular?

R. Desde mi punto de vista, los procedimientos se siguen realizando por los profesionales que los ejecutan. De ellos, de los profesionales, van a depender los resultados. Todo profesional debe de disponer de las herramientas adecuadas que le proporcionen los elementos necesarios para ejecutar un trabajo más eficaz. En nuestro caso, no tenemos puntos de inflexión radicales en nuestras actuaciones, sino una progresión en la optimización del trabajo cotidiano. 

P. ¿Diría que eVida® Vascular es fácil de utilizar?

R. El sistema es más sencillo de utilizar que otros de perfil similar existentes en el mercado o con disponibilidad de uso. Utilizar medios sencillos facilita la planificación de los procedimientos y, sobre todo, permite un uso rutinario de esos medios. Otros sistemas más complejos presentan ciertas reticencias en su empleo habitual precisamente por esa complejidad en el manejo.

P. ¿Qué otros aspectos destacaría de eVida® Vascular?

R. Insistiría en que es un software fiable y preciso. Y, por otra parte, también destacaría su manejo simple e intuitivo.

P. ¿Lo recomendaría?

R. Tal y como he indicado, nosotros realizamos una evaluación previa del software y, tras la misma, decidimos realizar la inversión, considerando que las prestaciones estaban a la altura de las expectativas. Si hemos realizado esta actuación para propio uso, es normal que hagamos la recomendación para otros entornos.

P. ¿Algún otro aspecto importante que otros cirujanos deberían saber sobre eVida® Vascular?

R. Creo que lo primordial es que ellos mismos lo prueben, más que lo que yo les pueda trasladar. Las valoraciones deben de ser personales, probar los sistemas, objetivar las prestaciones y, a partir de ahí, tomar las decisiones. Yo prefiero tener una valoración personal antes que soportar mis decisiones en informaciones de otros, independientemente de la valía y fiabilidad profesional de quien las emita.

P. ¿Qué diría a los cirujanos que se resisten a utilizar software de imagen médica en sus intervenciones quirúrgicas?

R. Les diría que realicen una valoración del entorno científico y médico. En el momento actual, la medicina en donde se incluye la angiología y cirugía vascular se soporta de una forma amplia en la informática. La precisión que aporta esta plataforma hace que los márgenes de error se minimicen, a la vez que se nos facilita una información imposible de obtener por otros medios. El futuro inmediato se sustentará en estas tecnologías, por lo que es imprescindible abrirse a ellas: adoptarlas, asimilarlas y utilizarlas.

P. ¿Cómo se imagina la cirugía vascular dentro de 10 años?

R. Los que hemos ‘vivido’ la cirugía vascular desde hace 40 años hemos comprobado su enorme evolución. Lo experimentado al principio no tiene casi nada que ver con lo actual. Se ha trasformado toda la cirugía, y más aún la vascular, en mínimamente invasiva, y considero que esa es la dirección filosófica por donde va discurrir nuestro campo de actuación. Se aportarán nuevas tecnologías para desarrollar esta cirugía menos agresiva y se producirá una robotización. No como la robotización actual basada en ‘manipuladores’ donde brazos robóticos (pseudorobótica) ejecutan técnicas que un cirujano mediante la habilidad manual ejecuta a su vez manejando un mando. La verdadera robotización tendrá lugar en base a planificaciones previamente realizadas a partir de información de imagen obtenida y procesada informáticamente. Se planificará la intervención y la realizará una máquina que tomará decisiones inteligentes de acuerdo a los imprevistos que vayan surgiendo. En esto precisamente estamos trabajando nosotros junto a un grupo de ingeniería.